Atalaya edición de estudio Junio 2013

Rate this item
(25 votes)

Atalaya edición de estudio Junio 2013               Descargar

EL PODER, o la energía, es algo que muchos damos por sentado. Por ejemplo, pensamos poco en la energía eléctrica que nos proporciona luz y calor, y nos permite enchufar los electrodomésticos que poseemos. Solo un corte de energía inesperado nos hace ver que, sin ella, las ciudades prácticamente dejarían de funcionar. La mayor parte de la electricidad de la que dependemos procede indirectamente de la fuente de energía más confiable que tiene la Tierra: el Sol.* Este reactor solar consume cada segundo 5.000.000 de toneladas de combustible nuclear, inundando la Tierra de energía que mantiene la vida.

2 ¿Cuál es el origen de toda esta energía solar? ¿Quién construyó esta central energética celeste? Jehová Dios. El Salmo 74:16 dice acerca de él: "Tú mismo preparaste la lumbrera, aun el sol". Sí, Jehová es, en última instancia, la Fuente de toda la energía, tal como es la Fuente de toda la vida (Salmo 36:9). Nunca debemos dar por sentado su poder. Jehová nos invita mediante el profeta Isaías a mirar los cuerpos celestes, como el Sol y las estrellas, y reflexionar sobre la causa de su existencia. "Levanten los ojos a lo alto y vean. ¿Quién ha creado estas cosas? Es Aquel que saca el ejército de ellas aun por número, todas las cuales él llama aun por nombre. Debido a la abundancia de energía dinámica, porque él también es vigoroso en poder, ninguna de ellas falta." (Isaías 40:26; Jeremías 32:17.)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar