MARZO DE 2013 LA ATALAYA - EDICIÓN DE ESTUDIO

Rate this item
(59 votes)

MARZO DE 2013 LA ATALAYA - EDICIÓN DE ESTUDIO                      DESCARGAR

Al exilio

En la noche del 6 de junio de 1949, dos soldados y un oficial irrumpieron en la casa y nos dieron dos horas para abandonar nuestro hogar y subir a su vehículo. La única explicación que recibimos fue que se nos exiliaba para no volver jamás. Así que, con solo 13 años, me enviaron a Siberia junto con mi madre, mis abuelos y otros hermanos en la fe. Al cabo de unas semanas nos encontrábamos en los terrenos pantanosos de la taiga, rodeados de bosques impenetrables. ¡Qué diferente era aquello de mi querida tierra natal! A veces nos echábamos a llorar, pero aun así estábamos seguros de que Jehová nunca nos abandonaría.

La aldea a la que nos llevaron constaba de diez cabañas de troncos. Había más Testigos exiliados en pueblos dispersos por toda la taiga. Para asustar a los lugareños y predisponerlos en contra nuestra, las autoridades les decían que los Testigos éramos caníbales. No obstante, la gente enseguida se dio cuenta de que era mentira y de que no había razón para tenernos miedo.

Durante los primeros dos meses vivimos en una cabaña vieja, pero teníamos que construir un lugar más adecuado antes de que llegara el crudo invierno. Mis abuelos nos ayudaron a mi madre y a mí a construir un refugio semisubterráneo rudimentario que sería nuestra vivienda por más de tres años. Para salir del pueblo necesitábamos autorización, pero nunca nos la concedieron.

Con el tiempo me dejaron ir a la escuela. Dado que mis creencias religiosas diferían de las de mis maestros y compañeros, me hacían muchas preguntas. Cuando llegaba a casa y le contaba a mi abuelo cómo había defendido nuestras creencias, se le iluminaba la cara.

Last modified on Miércoles 09 de Enero de 2013 02:12

Comentarios  

 
+1 #2 jazmin gallego 09-05-2013 02:28
me gusta mucho lainformacion que aparece tanto en despertar como en atalaya
Citar
 
 
+1 #1 janet de velasquez 11-03-2013 00:52
en realidad muchos de nuestros hnitos han sufrido tantas cosas,tan penosas,como nuestros hnitos q fueron exiliados me imagino lo doloroso q habra sido para ellos vivir esa experiencia tan dolorosa por amor a nuestro creador jehova,y ese amor y fidelidad q ellos demostraron a jehova el nunca se va olvidar,por eso nuestros hnitos son felices a pesar de todo lo vivido,y para nosotros son una causa de estimulo para seguir adelante.JEHOVA DIOS bendiga y proteja a su pueblo como lo hizo en el pasado como lo hace ahora y como lo hara por toda la eternidad
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar