Atalaya Diciembre del 2012

Rate this item
(17 votes)

Atalaya Diciembre del 2012                                        Descargar

¿Le parece que un mundo sin aflicción es demasiado bonito para ser verdad? Nos hemos acostumbrado tanto a vivir con la adversidad, que se nos hace difícil imaginar lo que sería su desaparición. Pero Dios creó a la humanidad precisamente con el propósito de que estuviera libre del temor, las preocupaciones y la calamidad, y su propósito triunfará. (Isaías 55:10, 11.)

Esa es la esperanza que obtuvieron Sonia, Fabiana y Ana, a quienes mencionamos en el primer artículo. A Sonia, que perdió a sus dos hijos víctimas del sida, le dio mucha paz la esperanza bíblica de una resurrección de los justos y los injustos. (Hechos 24:15.) "Una cosa es cierta —dice ella—: nuestra esperanza supera cualquier dolor."

Mientras aún vivía en el orfanato, una testigo de Jehová visitó a Ana. "Me mostró el nombre de Jehová en la Biblia —dice Ana—, y lloré de gozo. Necesitaba ayuda desesperadamente, y supe que hay un Dios al que le importamos." Tras dejar el orfanato, Ana aceptó un estudio bíblico y aprendió más acerca de las promesas de Jehová. Tiempo después dedicó su vida a Jehová y lo simbolizó mediante el bautismo. "Desde entonces he seguido confiando en Jehová por medio de la oración, y me consuela la promesa de que él me ayudará."

Fabiana también ha encontrado mucho consuelo y paz mental para su aflicción en el conocimiento de lo que Dios promete para el futuro. "Aprender la verdad de la Biblia es como pasar de una habitación lúgubre y oscura a un cuarto iluminado, brillante y agradable." (Compárese con el Salmo 118:5.)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar