Atalaya Noviembre del 2012 edición de estudio

Rate this item
(20 votes)

Atalaya Noviembre del 2012 edición de estudio                                        Descargar

23 En el transcurso del tiempo, Jehová creó cosas materiales vivientes en esta Tierra: las plantas, los árboles, las flores, los peces, las aves y los animales. (Génesis 1:11-13, 20-25) Entonces Dios le dijo a su obrero maestro: "Hagamos un hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza . . . Y procedió Dios a crear al hombre a su imagen, a la imagen de Dios lo creó; macho y hembra los creó." (Génesis 1:26, 27) Dado que fue creado a la imagen y semejanza de Dios, dotado de los grandes atributos de Dios de amor, sabiduría, justicia y poder, el hombre original fue muy superior a los animales. El hombre está en una clase aparte de los animales por virtud de que puede razonar, hacer planes para el futuro, y tiene la facultad de adorar a Dios. Los animales no tienen el intelecto con que razonar, sino que viven por instinto. ¡Cuán insensato es decir que no hay Creador y que la criatura hombre inteligente y ricamente dotada evolucionó hacia arriba desde los animales inferiores faltos de inteligencia!—Salmo 92:6, 7; 139:14.

24 Así como Dios e igualmente su Hijo son trabajadores, también Dios le dio al hombre trabajo que hacer aquí en la Tierra. (Juan 5:17) A Adán y Eva, el primer hombre y la primera mujer, él dijo: "Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra y sojúzguenla, y tengan en sujeción los peces del mar y las criaturas volátiles de los cielos y toda criatura viviente que se mueve sobre la tierra." (Génesis 1:28) ¿Quiso decir esto que el hombre había de multiplicarse, llenar la Tierra, y entonces seguir multiplicándose hasta que la Tierra estuviera llena al grado de rebosar? No. Cuando alguien le dice a usted que llene una taza de té, usted no sigue sirviendo té hasta que se derrama y queda sobre toda la mesa. Usted llena la taza y entonces se detiene. De la misma manera, el mandato que Jehová le dio al hombre: "Llenen la tierra," indicó su propósito de que el hombre llenara la Tierra a grado cómodo, y entonces la reproducción del género humano cesaría. Esto no presentaría ningún problema en una sociedad humana perfecta. Es solamente en el mundo actual de humanidad imperfecta que presenta un problema el exceso de población.

Last modified on Jueves 11 de Octubre de 2012 01:18

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar