Las cualidades espirituales se ponen de manifiesto

Rate this item
(0 votes)

Las cualidades espirituales se ponen de manifiesto

5 Examinemos el contexto de 1 Timoteo 4:15 (léase 1 Timoteo 4:11-16). Antes de escribir estas palabras, Pablo había viajado a Macedonia, pero le había pedido a Timoteo que se quedara en Éfeso. ¿Por qué? Porque había quienes estaban dividiendo a los hermanos con sus doctrinas falsas, y Timoteo tenía que proteger la pureza espiritual de la congregación. ¿Cómo lo lograría? En parte, siendo un ejemplo para los demás.

6 Pablo le escribió: "Hazte ejemplo para los fieles en el hablar, en conducta, en amor, en fe, en castidad". Y añadió: "Reflexiona sobre estas cosas; hállate intensamente ocupado en ellas, para que tu adelantamiento sea manifiesto a todos" (1 Tim. 4:12, 15). Tal progreso tenía que ver con las cualidades espirituales que desarrollara, no con ningún puesto de autoridad. Ese es el tipo de progreso que todo cristiano debe esforzarse por alcanzar.

7 Al igual que en el siglo primero, en la actualidad hay quienes desempeñan diversas funciones en la congregación. Por ejemplo, muchos hermanos son siervos ministeriales. Otros son ancianos y participan en diversos programas de enseñanza, como las asambleas. También hay quienes sirven de precursores, superintendentes viajantes, betelitas o misioneros. Sin embargo, todos los cristianos, seamos hombres o mujeres, jóvenes o mayores, podemos lograr que nuestro progreso sea patente a los demás (Mat. 5:16). De hecho, como en el caso de Timoteo, se espera que hasta quienes ocupan puestos de gran responsabilidad en la congregación manifiesten cualidades espirituales que todos puedan observar.

Related items (by tag)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

back to top